El amor va por dentro… y la piratería

Hola mis queridas lectoras, voy a aprovechar que abrí esta sección en mi blog, para hablar acerca de un asunto que considero, no debo dejar de comentar; me refiero al tema de las descargas ilegales de los libros electrónicos.

En lo personal, creo que hay tres tipos de lectores: en primer lugar, los que siempre preferirán adquirir una obra legalmente; aquellos que entienden y valoran lo que significa escribir una historia, y la compran, como debe ser; a todos ustedes, mi enorme agradecimiento; en segundo lugar, los lectores que jamás comprarán, que leen y descargan “todo gratis”; los que si no pueden hacerlo, simplemente buscarán otra obra; pero siempre, “gratis”. Finalmente, quiero pensar que existe un tercer tipo de lectores, personas que descargan ilegalmente la obra de cualquier escritor, porque no conocen, o no se han puesto a analizar, el inmenso trabajo que hay detrás de un libro publicado; en este caso, en formato electrónico, los llamados “ebook”. Porque son éstos últimos, los susceptibles de ser descargados de forma ilegal en decenas de páginas de internet; cuyos administradores, anónimos, se dedican sin escrúpulos a publicarlos “gratis”, sin permiso de sus autores.

No puedo hablar acerca del procedimiento utilizado por otros escritores, lo que sí puedo hacer es tratar de explicar parte del proceso que implicó para mí, escribir y publicar mi primera novela: “El amor va por dentro”; con la finalidad de dar a conocer, especialmente a este tercer grupo de lectores, qué hay detrás de una historia publicada. Mi esperanza es que leyendo esto, conozcan y puedan aprender a valorar el inmenso trabajo que implica hacerlo.

En vista de que esta sección se denomina justamente “El amor va por dentro – Detrás del teclado”, creo que no hay mejor lugar en mi blog, para revelar esos detalles.

Todas las personas que la han leído, sabrán que la novela, escrita en un solo bloque, se divide en dos partes. La primera, “Antes de ti”, constituye el inicio de la relación romántica entre sus protagonistas; en esta fase, Cristina Henderson, cirujana plástica, se enfoca en tratar las lesiones físicas sufridas por Amanda Karsten. En la segunda parte, “A tu lado”, con las lesiones físicas ya en tratamiento, y con la continuación del desarrollo de la relación romántica entre ambas protagonistas, la trama de la novela entra en otra fase, que enfoca, desde varios ángulos, el tratamiento de las secuelas psicológicas del ataque sufrido por Amanda Karsten.

Pues bien, para intentar explicar el “detrás del teclado” de la novela, voy a dividir mi exposición también en esas dos partes, citando algunos párrafos de la historia, e indicando el trabajo que implicó escribirlos.

Primera Parte — El amor va por dentro, “Antes de ti”.

Para comenzar, citaré algunos párrafos del Capítulo 5:

»En otras palabras, trataremos tus lesiones en dos fases:

»La primera fase consiste en una secuencia de diagnóstico y planeamiento, que incluye: la reconstrucción en tres dimensiones, hecha por computador, para identificar lo que le hace falta a un lado de tu cara para que sea idéntico al otro; la obtención con una impresora 3D, de una réplica de tu esqueleto facial; y la obtención, con la misma impresora, de un implante que reemplace las partes faltantes, para que recuperes mediante una intervención quirúrgi­ca, la simetría facial, incluida la simetría de tus globos oculares, y en consecuencia, la nivelación interpupilar.

»Una vez recuperada de la operación, comenzaremos la segunda fase: aplicando el protocolo de la investigación, procederemos a implantar mediante microcirugía, tejido adiposo y células madres obtenidas de tu propio cuerpo, que permitirán regenerar de forma natural, las capas internas y externas de tu piel, sin necesi­dad de injertos; para tratar en principio, la cicatriz atrófica de tu rostro y las quemaduras, y si fuera necesario, para rellenar el área alrededor de tu ojo izquierdo, a fin de que la simetría facial sea completa.

A lo largo de la historia, se mencionan otros aspectos médicos relacionados con el tratamiento de las lesiones físicas de Amanda, entre ellos, detalles acerca de la operación de reconstrucción facial. Pues bien, absolutamente todas esas menciones fueron producto de una exhaustiva y amplia investigación; todos los procedimientos médicos que se mencionan en la historia son reales. En el caso específico de la operación de reconstrucción facial, me documenté en internet, leyendo un extenso material de literatura médica, así como también, mediante vídeos de intervenciones quirúrgicas reales, que tuve que ver muchas veces, tan solo para ser capaz de escribir algunos pocos párrafos, entre ellos, éste, del Capítulo 10:

—Una vez en quirófano, bajo anestesia general e intubación nasotraqueal, efectuaremos tres incisiones; la primera, en el reborde de la oreja izquierda; la segunda, por encima de la mucosa dentaria; y la tercera, en el área infraorbitaria, a fin de guiar la colocación del implante, que una vez ajustado, fijaremos con material de osteosíntesis; comprobando su colocación sobre el segmento cigomático y sobre el área orbital, acorde a lo planificado. Finalmente, se procederá a suturar las incisiones y los músculos, que fueron objeto de manipulación durante la cirugía.

Para continuar mi exposición, citaré otro párrafo del Capítulo 5:

—Pues así es Sr. Karsten, ya evalué a su hija. A simple vista, pude verificar que ella sufrió la pérdida del segmento infraorbitario y cigomático izquierdo, que causa la retracción del párpado inferior, la proyección del globo ocular hacia afuera o exoftalmos, y el descenso del mismo, con el consecuente desnivel interpupilar. Esto último es lo que la obliga a taparse el ojo lesionado con un parche, para evitar la diplopía o visión doble. Salvo los daños óseos que acabo de mencionar, el resto de sus lesiones están previstas en el protocolo de la investigación.

Soy contadora pública de profesión, no soy médico, no tengo conocimientos de medicina, tampoco conozco de memoria el nombre de cada hueso del cuerpo humano; escribir este simple párrafo, me tomó muchísimas horas de investigación; no sólo para evitar un “exabrupto”, sino para que las lesiones que “inventé”, para el desarrollo de la historia, pudieran ser tratadas con cierto nivel de coherencia y realismo.

Si hago un balance del tiempo que me llevó investigar el aspecto médico y el tratamiento de las lesiones físicas de Amanda, puedo afirmar, sin temor a equivocarme, que estuve “cual ratón de biblioteca”, no menos de cuatro meses sumergida en internet, investigando la anatomía del cuerpo humano, especialmente de la cabeza y del rostro; tipos de cicatrices; procedimientos de última tecnología para tratar quemaduras de segundo y tercer grado; investigaciones recientes con células madre; intervenciones quirúrgicas de reconstrucción facial, etc.

Segunda Parte — El amor va por dentro, “A tu lado”.

Para no dañar la sorpresa a quienes aún no han leído la novela, no voy a citar párrafos de la segunda parte de la historia; sin embargo, creo poder revelar, que en esa segunda parte, Amanda asistirá a la consulta de un psicoterapeuta, quien la ayudará a lidiar con las secuelas psicológicas del ataque sufrido por ella.

Los detalles de esa consulta son narrados en dos capítulos, de los cuarenta y seis que tiene la historia. No obstante, basado en que tampoco soy psiquiatra, puedo comentarles que para escribir tan solo esos dos capítulos, leí al menos cuatro libros relacionados con el tema; incluso, yo misma consulté a un psiquiatra, para asesorarme adecuadamente.

En la segunda parte de la historia, también se desarrolla un juicio a la homofobia, donde abogados defensores y acusadores debaten acerca del tema; se citan pasajes de la Biblia cristiana; se citan estudios clínicos y tendencias mundiales relacionadas con la homofobia y la homosexualidad. El juicio en cuestión, es narrado en tres capítulos. Pues bien, desarrollar esos tres capítulos, me llevó, no sólo leerme una buena tajada de la Biblia, sino investigar aspectos relacionados con su estructura, su historia; y el análisis de decenas de artículos publicados en internet, por defensores y detractores de la homosexualidad.

Debo confesar que ese juicio fue la parte más compleja de escribir; porque además de la investigación propiamente dicha, me vi obligada por la dinámica del tema, a “ponerme en los zapatos” de los defensores y los detractores de la homosexualidad, a medida que escribía, a fin de lograr el resultado esperado. De modo que les diré, investigar y escribir esos tres capítulos me tomó no menos de cuatro meses, sin contar el mes intermedio en el que tuve que hacer un receso:  tenía que analizar muy bien, cómo plasmar el mensaje que quería dar; vale decir, no caer en el error garrafal de transmitir un mensaje de odio, sino todo lo contrario, transmitir un mensaje de respeto y conciliación, a pesar de la oposición radical que existe entre estas dos posiciones tan contrarias, como lo son la homosexualidad y la homofobia.

Dicho todo esto, les resultará obvio que en una novela como “El amor va por dentro”, no solo dediqué muchos meses frente al teclado, en la escritura propiamente dicha, sino también, en la planificación e investigación que la historia requería. Pero el asunto no terminó allí; después, comenzó otra etapa: la edición.

Mi editora, a quién le estaré eternamente agradecida por sus sabios consejos, se enfocó no tanto en la corrección ortográfica, sino más bien en el contenido, me objetó algunos aspectos de la trama; de modo que luego de evaluarlo, tuve que reescribir una buena parte de la historia.

Finalmente, con la novela editada, creí que ya estaba lista, pero ¡no!; para publicar el libro en formato ebook, me encontré con la necesidad de maquetarlo, es decir, darle forma para que fuera compatible en cualquier plataforma de lectura de libros electrónicos; y ¡Oh, sorpresa!, resulta que por ser mi primera novela, yo no sabía nada del tema. Por ello, tomé un curso de Adobe Indesign, que estuve escudriñando y estudiando durante casi tres semanas. ¡Ah!, también tuve que aprender a usar a fondo Adobe Photoshop, para elaborar la portada del libro.

img_4826Además del proceso de investigación, escritura, edición, maquetación, y publicación, que he relatado en el caso específico de “El amor va por dentro”, debo agregar que para escribir cualquier historia, y que la misma resulte coherente, es necesario efectuar un trabajo de planificación que implica, entre otros aspectos: diseñar líneas de tiempo; hacer fichas de los personajes; escribir borradores a “puño y letra” en algunas partes de la trama. Asimismo, durante todo el proceso, es necesario “dormir y despertar” con sus protagonistas y sus vivencias, para que la historia, llena de sentimientos, penetre en el corazón de los lectores.

cate2-cag
Imagen extraída del Blog de la escritora Clara Asunción García

Si has llegado hasta aquí, amigo lector, podrás deducir algo muy importante: desde ese instante de inspiración en que a cualquier autor, se le ocurre una idea para escribir una historia, hasta el momento en que ese mismo autor, puede ser capaz de publicarla, el proceso intermedio requiere de cientos de horas de planificación, investigación, escritura y edición; en mi caso, ese proceso me llevó casi año y medio de arduo trabajo. Obviamente, es una labor muy satisfactoria; en lo personal, puedo afirmar que disfruté cada etapa del proceso;…pero, creo que ha llegado el momento de hacerte una pregunta, a ti, si eres uno de esos lectores que acostumbra descargar una obra de forma ilegal:

¿Realmente crees justo, que después de saber todo el trabajo, esfuerzo, y dedicación, que implica escribir y publicar una historia, tú entres a internet, y en unos pocos minutos “te cargues” un libro, que a su autor le llevó meses o años desarrollar?

Como dirían en cualquier episodio de “Grey´s Anatomy”:

seriously-canva

La respuesta a esa pregunta, la dejaré a cargo de tu propia consciencia; sólo te pido que la próxima vez que entres a internet, y escribas, por ejemplo: “Miki T. Robbinson, descarga”; “Clara Asunción García, descarga”; “Emma Mars, descarga”; “Helena Lago, descarga”; “A.M. Irún, descarga”; “Miriam Beizana Vigo, descarga”; “o cualquier otro autor o autora de la temática que sea,…descarga”; lo pienses dos veces, medites antes de oprimir ese botón; porque al hacerlo, debes tener presente que no sólo estás ejecutando un acto ilegal, al violar derechos de autor; sino que además, te estás “llevando por los cachos”, (como diríamos en Venezuela), el arduo trabajo de tantos autores, quienes dejamos un pedazo de nuestra propia alma, al escribir y publicar estas historias, que tanto disfrutas.

Si quieres leer gratis, sin dañar a nadie en el proceso, lo sabes: hay millones de historias con libre acceso en internet: los fanfiction, por ejemplo; pero si realmente valoras el trabajo de un escritor, por favor, piénsalo dos veces antes de efectuar una descarga ilegal.

¡Ah!, y hay algo más: En mi caso particular, aún no vivo de la escritura, tengo una profesión y un trabajo formal, que me da de comer; pero mientras tú descargas ilegalmente mi novela, es obvio que las posibilidades de vivir de la escritura, se harán cada vez, más lejanas para mí.

En mi loca cabeza ya está armada mi próxima historia, muy distinta a “El amor va por dentro”; será una novela de fantasía épica lésbica. Esa historia, ya tiene un nombre; el bosquejo de casi todos sus personajes, (más de veinte, porque se trata de una novela coral, con varias sub tramas entrecruzadas); un proyecto de portada; y…sus primeros párrafos, que citaré aquí en primicia:

Exhausta, percibiendo una nueva punzada de dolor, me senté al lado de uno de los enormes árboles del bosque oscuro, para examinar la herida de mi pierna izquierda; aún sangraba, a pesar del torniquete que había improvisado con una tira de mi ropa sucia. Pero al instante, nada de eso me importó; una bandada de pájaros graznando, huyeron despavoridos; después,…el silencio; sólo podía escuchar los latidos de mi corazón acelerado, mientras un escalofrío recorría mi espalda, como nieve derretida escurriendo por el cristal; el sonido lejano de los silbantes, fue la causa.

Ya lo decía mi abuelo: “…Seres espectrales, con la muerte reflejada en sus horribles rostros; se deslizan erguidos con sus capas raídas, apenas rozando el suelo. Mientras más lejos escuches sus silbidos, más cerca estarán de ti; y cuando dejes de oírlos, sabrás que te han encontrado. ¡Corre! ¡Corre por tu vida! Su sombra te paralizará; con su aliento absorberán parte de tu alma; y entonces, te convertirás en uno de ellos”.

Como pude, me levanté del suelo; debía huir de ese bosque infernal, antes de caer inconsciente por la sangre que había perdido. Ese, sería mi fin. Y yo no podía morir, no todavía; tenía que regresar; descubrir quién me había traicionado.

Mientras me alejaba, sin mirar atrás, recordé de nuevo las palabras de mi abuelo: “¡Corre! ¡Corre por tu vida!”.

De ti depende que esta historia, la cual apenas empieza, salga a la luz, escrita, editada, maquetada, y publicada, en el menor tiempo posible; o que se demore mucho más, mientras busco tiempo entre mis actividades “formales” y laborales, para desarrollar todo el proceso que acabo de explicar.

Mi decisión, es escribir esta historia y publicarla; esa, ya está tomada. En tu caso, amigo lector, ahora que te he dado una pequeña muestra, del arduo y maravilloso trabajo que hay “detrás del teclado” de una historia; de esa que acostumbras a descargar de forma ilegal; deberás considerar si estás dispuesto o no, a valorar el esfuerzo que conlleva “parir una historia”. Esa, será tu decisión.

Miki T. Robbinson

PD: Si te interesa leer “El amor va por dentro”, y te animas a adquirirla, de la forma adecuada, estos son los enlaces de compra para: USA y América LatinaEspaña; y México.

 

9 pensamientos en “El amor va por dentro… y la piratería”

  1. Estoy completamente de acuerdo con lo expuesto acá. Curiosamente mencioné algo corto de paso en el artículo que publicó recientemente Emma Mars, y me gustaría extender algo que dije, sobre apoyar a quienes escriben las historias. En realidad debí decir que no se trata solamente de “apoyar” a escritoras de literatura lésbica, se trata de pagarle a un autor por su trabajo. Como es justo. Independientemente de qué autor se trate, el género que escribe, etc.

    Soy de Venezuela, donde la piratería se ve como algo sumamente normal, yo misma la consideré así por mucho tiempo. Y entiendo también que para nosotros puede ser difícil, hasta imposible en muchos casos, disponer de moneda extranjera para adquirir algo por páginas internacionales, como Amazon. En mi caso, normalmente puedo disponer de $10 al mes, que es poco, pero por eso aprovecho las ofertas. 🙂 Hay muchos libros que quiero leer y aún no puedo pagar, pero ese es mi problema, no del autor. Nada justifica que yo tome su trabajo y no le pague por él. Elijo esperar, no robar.

    Y al final, para quienes lean esto, si alguno de ustedes piratea, les digo, sin juzgar la situación de nadie, que lo piensen nuevamente. Hay muchas formas legales (y no tan costosas) de adquirir libros. Por ejemplo, hay historias gratuitas, como la autora de este artículo menciona. También está el programa Kindle Unlimited de Amazon. Son $10 al mes, pero si lees mucho (y lo que te interesa se encuentra allí) puede ser muy rentable.

    En mi caso, lo que me permite leer muchos libros es una combinación de ofertas en Amazon + NetGalley (muchos autores publican sus libros nuevos allí, a cambio de reseñas – aunque por lo general es en inglés) + Booklending (no sé si muchos saben que los libros de Kindle, si el autor/editorial lo permite, pueden ser prestados [aunque sólo una vez]. Esa página sólo lo hace más fácil).

    Creo que me extendí un poco y no sé si al final el mensaje quedó claro, jaja. Pero no podía evitar dar mi opinión sobre este tema tan importante. Creo que publicaciones como ésta ayudan mucho. Pues sí creo que hay personas del “tercer tipo” que sólo necesitan espabilar.

    ¡Saludos!

    Me gusta

    1. Rain, muchas gracias por tu comentario. Yo también soy de Venezuela, y entiendo perfectamente el problema que tenemos los venezolanos al acceso de divisas extranjeras; pero tal como dices, esa no es razón para efectuar descargas ilegales; de hecho, conociendo el problema, esa fue la razón por la cual apliqué una promoción de Amazon, ofreciendo gratis la descarga de “El amor va por dentro”, durante tres días de agosto de este año. El inconveniente de esa práctica, lo supe después, es que las páginas de internet que suelen “apropiarse” de nuestras obras, aprovechan justo esa promoción para hacerlo. Sin embargo, quiero agregar: si existe alguna lectora venezolana, que quiera leer la novela, pero que no desee descargarla ilegalmente, las invito a comunicarse conmigo, porque les aseguro que alguna solución encontraré. Pueden escribir un comentario aquí mismo, o contactarme a través de mi correo electrónico o de mis redes sociales. Un abrazo.

      Me gusta

  2. Hola. Acabo de encontrar este artículo por Twitter y no puedo estar más de acuerdo con todo lo que has dicho. Creo que muchas personas tienen una visión muy sesgada de los escritores (supongo por que piensan en escritores famosos que han ganado millonadas con sus libros). La gran mayoría de escritores hacen malabares para poder publicar sus libros y menos mal que ha surgido la autopublicación, porque entonces publicar un libro sería para unos pocos privilegiados. Desconocen no sólo el trabajo que hace el escritor para escribir un libro, sino todo el proceso que conlleva la publicación del mismo, ya no hablemos de ciertas editoriales aprovechadas que existen por ahí y que no les importa jugar con el sueño de unos para ganar unos cuantos billetes y de lo que en verdad gana un autor por cada libro.

    ¿Que los libros son muy caros? La mayoría de ebooks no pasan de los 3€, en Amazon existen las ofertas flash, la iniciativa de Ebrolis que te avisa de libros en promoción… ¡y el kindle unlimited que puedes adquirir un chorro de ebooks gratis!

    Pienso que esto es más un problema de mentalidad y de ignorancia que espero que vaya cambiando poco a poco.

    En fin, creo que me quedaré por aquí porque esa novela de fantasía épica lésbica ha llamado poderosamente mi atención y porque tengo que ampliar mi librería de literatura queer 😀

    Saludos 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Tienes toda la razón Jen M.D. Muchas gracias por tu comentario :). En cuanto a esa novela de fantasía épica lésbica, me alegro mucho que te haya llamado la atención. Pronto comenzaré a escribirla, y espero contar contigo cuando salga a la luz. ¡Un abrazo!

      Me gusta

    1. Así es Clara; de hecho, del mismo modo que tus letras han sido parte de mi inspiración para atreverme a escribir y publicar una novela; aquel “Cate no volverá”, de tu blog, que me tomé la libertad de enlazar en el cuerpo de esta entrada, es una de las razones por las cuales decidí poner mi pequeño granito de arena. Muchas gracias a ti, por tanto,…por todo. ¡Un abrazo!

      Me gusta

  3. Lo único que puedo decir es gracias, gracias por haber descuidado tu vida, tus asuntos personales y muchas otras cosas más, para darle vida a cada uno de tus personajes, para deleitarnos con tan excelente material…
    Espero tomemos conciencia del daño que esto implica para quienes nos regalan el placer de leer historias tan hermosas, creo que lo menos que nos corresponde como “aficionados” es proporcionarles un poquito de respeto a todo su esfuerzo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Infinitas gracias por esas palabras tan hermosas; y no, para mí no eres una “aficionada”; tú, junto a todas las personas que se deleitan con aquello que escribimos, eres la razón que nos anima a continuar; a darle vida a esos personajes que aprendemos a amar, porque nos ayudan a crear las historias que deseamos contar. Mientras existan personas como tú, personas que valoran este esfuerzo, siempre valdrá la pena; porque más allá de descuidar nuestra propia vida, escribir se convierte en una de las razones que nos impulsan a crear, a sentir, a soñar…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s